Translate

jueves, 13 de julio de 2017

Guerra del brasil/rioplatense-brasileña/Guerra da Cisplatina


La Guerra del Brasil fue un conflicto armado entre las Provincias Unidas del Río de la Plata  y el Imperio del Brasil , por la posesión de los territorios que corresponden a la actual República Oriental del Uruguay y parte del actual estado brasileño de Río Grande del Sur .este conflicto tuvo lugar entre los años 1825 y 1828.

Desde comienzos de la colonización Portugal había desarrollado una política de expansión hacia los territorios de la cuenca del Río de la Plata, contenida en forma parcial por la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776. Los desórdenes generados por la revolución dieron oportunidad a una nueva etapa de intervención portuguesa. 


Con la excusa de terminar con las fuerzas artiguistas, que atacaban las estancias de los antiguos territorios españoles que Portugal ocupara en 1801 y que en 1816 fueran anexados al Brasil, los lusobrasileños invadieron  la Provincia Oriental que fue incorporada como Provincia Cisplatina al Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve luego de que en 1821 la provincia del oriental fuera derrotada en la batalla de Tacuarembó . realizando también incursiones en las provincias de Corrientes y Entre Ríos. Proclamada la Independencia de Brasil en 1822, Pedro I mantuvo esta situación, quedando la Banda oriental repartida entre Río Grande del Sur y la "Provincia Cisplatina" del Brasil. 


 Terminada la Guerra de la Independencia respecto a España, la opinión pública en Buenos Aires y en el Litoral exigía la recuperación del territorio ocupado. Por su parte, el pueblo oriental intensificaba sus proyectos de liberación. 
en 1825, y con el apoyo del gobierno argentino, un grupo de orientales y de otras provincias, llamado los Treinta y Tres Orientales y liderado por Juan Antonio Lavalleja, ingresó en la Provincia Oriental para desalojar a los ocupantes brasileños. los sectores orientales que intentaban expulsar a los brasileños pidieron ayuda a las provincias argentinas. La Provincia de Buenos Aires, la más cercana, rica y poderosa, se negó por completo a participar en cualquier campaña militar para liberar ese territorio. El único gobernante que prometió ayuda fue Estanislao López, de la provincia de Santa Fe, pero su gesto no pasó de buenas intenciones. Entre los estacieros que significaron una gran ayuda fueron Juan Manuel de Rosas y Pedro Trápani


Con la posterior ayuda de Fructuoso Rivera, en pocos meses logró retirar al ejército brasileño y el 25 de agosto, en el Congreso de Florida, declaró la independencia de la Provincia Oriental del Brasil y su unificación con las demás provincias que conformaban las Provincias unidas del Río de la Plata
Como consecuencia de esto Brasil declaró la guerra a la Argentina.


Si bien al comienzo de las hostilidades las fuerzas imperiales eran mayores a las republicanas, las Provincias Unidas derrotaron a Brasil en muchas batallas en una lucha de tres años por tierra y mar; siendo la Batalla de Ituzaingó, la más importante.


Sin embargo, los problemas económicos y políticos generados en ambos estados, en especial, el bloqueo de la Armada de Brasil al puerto de Buenos Aires y el impase en tierra (dado que Colonia del Sacramento y Montevideo estuvieron bajo el control de Brasil durante todo el conflicto) aconsejaron iniciar las tratativas de paz. 


En 1827, el ministro plenipotenciario argentino Manuel José García, excediéndose en su misión, firmó la Convención Preliminar de Paz de 1827 con los representantes brasileños que reconocía la soberanía del Imperio sobre la Provincia Oriental y se comprometía a pagarle a Brasil una indemnización de guerra. El presidente Bernardino Rivadavia la declaró como el «tratado deshonroso», rechazándola y presentando posteriormente su renuncia.



El conflicto continuó hasta el 27 de agosto de 1828, cuando los representantes del gobierno de la República de las Provincias Unidas del Río de la Plata y los del Emperador del Brasil, Pedro I, firmaron la Convención Preliminar de Paz de 1828, que acordó la independencia de la Provincia Oriental y el cese de las hostilidades.


Consecuencias de la guerra:

  • La primera de ellas fue que el Imperio del Brasil perdió la Provincia Cisplatina con la que había nacido a la vida 
    independiente al tenerla incorporada desde tiempos del dominio portugués. Junto con ella perdió también el dominio sobre el 
    Río de la Plata, los ríos interiores Uruguay y Paraná y un amplio sector sobre el Atlántico Sur meridional
  • La segunda consecuencia fue que las Provincias Unidas del Río de la Plata perdieron a la Provincia Oriental, que venía luchando contra el centralismo porteño desde los tiempos de la emancipación de España.
  • la República Oriental del Uruguay obtuvo su independencia, condicionada por las ambiciones de sus poderosos vecinos: Argentina y Brasil.
  • El resultado adverso de la guerra dañó la popularidad del emperador, quien apenas tres años después abdicó el trono en favor de su hijo Pedro II de Brasil, aunque los motivos principales de esta decisión no estaban relacionados con la derrota ante Argentina.
  • Este hecho hizo renacer la guerra civil entre federales y unitarios, teniendo su correlato uruguayo en la Guerra Grande entre nacionales y colorados En la década siguiente los unitarios fueron derrotados en la guerra civil argentina, debiendo reducir sus acciones a conspiraciones desde el exilio, mientras que los victoriosos federales se hicieron con el poder en todas las provincias argentinas y organizaron el país en la Confederación Argentina, con Juan Manuel de Rosas como su máximo líder durante 17 años. Como contrapartida, el triunfo de Rosas llevó a que el país continuara en un estado de carencia de elementos básicos como nación: Argentina continuó con subdesarrollo industrial, falta de organización interna, ausencia de relaciones con el resto del mundo y carencia de una constitución. Tales faltas no pasaron desapercibidas por las demás provincias de la confederación, por lo que eventualmente Justo José de Urquiza se rebeló contra su aliado Rosas y en 1852 lo venció en la Batalla de Caseros. Acto seguido cumplió con uno de los objetivos más longevos de la política argentina y creó a Constitución argentina de 1853, pero no fue aceptada inmediatamente y debió pasar más tiempo, hasta la Batalla de Pavón (1861) y la derrota de Urquiza, para que fuera aceptada a través de una versión modificada. Esta batalla daría inicio al proceso irreversible hacia la unificación de Argentina y el fin de la fragmentación geográfica, tras ella el país lograría la organización interna y la modernización. La Guerra Civil Argentina entraría en su recta final, y terminaría en 1880





No hay comentarios:

Publicar un comentario