Translate

domingo, 12 de noviembre de 2017

Guerra Chino-Vietnamita


La Guerra chino-vietnamita o Invasión china de Vietnam fue un conflicto bélico que enfrentó en 1979 a la recientemente unificada República Socialista de Vietnam, respaldada por la Unión Soviética, contra la República
 Popular China y su estado cliente, Kampuchea Democrática
.

Fue un suceso bélico al que los occidentales no prestaron tanta atención como el conflicto que había acabado casi cuatro años antes, la Guerra de Vietnam. Esta falta de atención se debió a la corta duración de la contienda. Fue una consecuencia de la invasión vietnamita a la Kampuchea Democrática de Pol Pot y sus Jemeres Rojos en diciembre de 1978, que puso fin al genocidio camboyano

Esta guerra fue un conflicto entre dos visiones del socialismo encarnadas en Vietnam, de corte socialista soviético, y la Camboya maoísta de los jemeres rojos. Ambas visiones y grupos militares y paramilitares habían estado unidos con la invasión de los Estados Unidos, de tal forma que el enemigo común fue capaz de unir estas dos visiones socialistas, la de Moscú y Pekín, y sus recursos humanos en la región.
El Vietcong recibió ayuda económica, armamentística y diplomática de la URSS y de la China de Mao, así como colaboración de grupos y milicias socialistas en Camboya, Laos y Vietnam del Sur.

El fin de la guerra de Vietnam y la reunificación del país no trajo el fin de las tensiones, pese a que oficialmente cada 30 de abril se celebre la fiesta nacional del Día de la Paz, día en que la ciudad de Saigón, capital de la antigua Vietnam del Sur, cayó en manos del Ejército de Vietnam del Norte.
En su vecina Camboya se había implantado un régimen de terror por parte de los Jemeres Rojos, también comunista, pero de orientación maoísta (opuesta en muchos aspectos al comunismo soviético desde la Revolución Cultural de 1965). El carácter paranoico del régimen liderado por Pol Pot y la imposibilidad de hallar culpables de inexistentes sabotajes llevaron a la Kampuchea Democrática a lanzar ofensivas contra Vietnam en 1977 y 1978.

Hanói respondió enviando seis divisiones a Kampuchea como muestra de su poderío y propuso crear una zona desmilitarizada en la frontera similar en algunos aspectos a la Zona Desmilitarizada existente entre ambos Vietnam antes de su reunificación. Pol Pot decidió ignorar la advertencia y continuó el hostigamiento.

El general Võ Nguyên Giáp, artífice de las victorias contra los franceses en 1954 y contra los estadounidenses en 1973, algo apartado de la dirección política desde la Caída de Saigón, aprovechó la oportunidad para retomar su anterior protagonismo e incitó y logró realizar la invasión de su vecino del oeste con 100.000 hombres y con 20.000 guerrilleros del Frente Unido de Kampuchea para la salvación nacional liderado por el ex Khmer rojo Heng Samrin.

El 25 de diciembre de 1978 comenzó la ofensiva​ que pronto fue prácticamente un paseo militar ante un pueblo que odiaba y temía a sus dirigentes y unos mandos militares inexpertos, mal formados (muchos eran incluso niños) y peor equipados (por ejemplo algunos de los asesinatos de civiles debían hacerse con armas blancas por la falta de balas). En 14 días, el 7 de enero de 1979, Vietnam había logrado la ocupación de casi toda Camboya, cambiado de nombre al país por República Popular de Kampuchea y dejando como presidente a Samrin, el cual tendría que enfrentar la guerra de guerrillas de los jemeres rojos.
La cuestión era simple, para los jemeres rojos Vietnam era un estado enemigo que practicaba un modelo socialista equivocado y quería desestabilizar el país con sus aspiraciones imperialistas por lo que iniciaron una serie de campañas a lo largo de la frontera. Entre 1977 y 1978 causaron la muerte de miles de ciudadanos vietnamitas.

Los ataques obligaron a crear una zona desmilitarizada a instancia de los vietnamitas, que eran los que estaban sufriendo los constantes ataques camboyanos, pero Pol Pot siguió hostigando las fronteras por el miedo que tenían de que Vietnam fuera capaz de controlar a las demás milicias socialistas y se convirtiera en una potencia regional que proyectara el socialismo soviético en la región, lo cual les haría perder importancia e influencia y, además, podría llevarles al aislamiento.

China, asimismo, temía profundamente perder el control de su patio trasero y verse cercada por la URSS en el norte y por su aliado estratégico en la región de Indochina, por eso se volcaron con los radicales maoistas de Camboya, que se encontraban bajo el paraguas de Pekín.

China ayudó abiertamente a los jemeres rojos, así como Tailandia y Estados Unidos, que veía en los radicales camboyanos la forma de vengarse de los vietnamitas y de desestabilizarles.
Los miembros del Ejército Popular de Liberación chino se dirigieron hacia las provincias de Cao Bang, Lao Cai y Lang Son reforzados por otros 200.000 soldados más. Aquel fue un momento peligroso porque la mayor parte de las fuerzas vietnamitas y las más preparadas estaban en Camboya, mientras que en la zona fronteriza con China sólo estaban estacionados 60.000 soldados de fronteras y tropas regulares, por lo tanto se encontraban en una relación de cinco a uno frente a los atacantes.

Pese al imponente número, mayor aún que el contingente responsable de hacer retroceder a los Estados Unidos durante la Guerra de Corea, los chinos no habían entrado en combate desde su ayuda a la República Democrática Popular de Corea. Los chinos lograron ocupar Lang Son el 5 de marzo, pero la resistencia vietnamita fue mayor de lo esperado y, pese a no reconocerlo en un primer momento, los chinos sufrieron unas 20 000 bajas y debieron retirarse; pero sin asumir la derrota, alegaron que —tratándose de una invasión punitiva— ya habían castigado bastante a Hanoi.

Mientras los vietnamitas iban avanzando mostraban al mundo los horrores de la administración de Pol Pot y su horrible utopía. El siete de enero de 1979 terminó la guerra y se constituyó la República Popular de Kampuchea, la sociedad camboyana vio a los vietnamitas como libertadores, sobre todo cuando se inició la salida de los campos y el retorno a las ciudades. En este momento los jemeres rojos huyeron a la selva y se convirtieron en guerrilla, a la que debería enfrentarse Heng Samrin.

Al ganar Vietnam en Camboya, ocupar el país e instalar un gobierno afín, el sovietismo socialista había ganado, lo cual generó la incomodidad de Tailandia y China:
Tailandia veía con miedo la victoria vietnamita sobre Estados Unidos, la potencia política del nuevo país y su influencia en Indochina podía poner en peligro las aspiraciones de Bangkok. Para el gobierno tailandés los jemeres rojos eran un mal menor, no tenían capacidad militar para enfrentarse al ejercito ni para tener influencia en la región, además los jemeres rojos eran el tapón perfecto que impedía que el sistema vietnamita llegara hasta sus fronteras.






domingo, 22 de octubre de 2017

La Guerra del perro perdido


El incidente de Petrich, también conocido como la Guerra del Perro perdido, fue un enfrentamiento fronterizo entre Bulgaria y Grecia ocurrido en octubre de 1925. Se suele considerar como uno de los conflictos bélicos más absurdos de la historia, aunque puede que la causa que lo provocó no sea exactamente la que se dice.

El episodio que supuestamente desencadenó el enfrentamiento ocurrió en el paso de Demikarpia el 19 de octubre de 1925. Ese día un soldado griego entró en territorio búlgaro corriendo tras su perro, que se había perdido en la frontera. El paso estaba custodiado por guardias fronterizos búlgaros, y uno de ellos disparó y mató al griego. En un tiroteo posterior un capitán griego también resultó herido mortalmente.

Las relaciones entre Grecia y Bulgaria eran muy tensas desde hacía años. Había problemas con las minorías nacionales respectivas en ambos países, tenían disputas territoriales en Tracia, y además estaba la cuestión macedonia, con los búlgaros apoyando abiertamente a los nacionalistas macedonios. El Tratado de Neuilly (consecuencia de su derrota en la Primera Guerra Mundial) había obligado a Bulgaria a desmilitarizarse y a destruir gran parte de su armamento. En Atenas el gobierno dictatorial del general Theodoros Pangalos vio en ese momento la oportunidad de resolver sus problemas por la fuerza y buscaba una excusa que le permitiese entrar en territorio búlgaro.

Bulgaria expresó su pesar por lo ocurrido, afirmando que se había tratado de un malentendido y proponiendo la constitución de una comisión mixta greco-búlgara para investigar el incidente. El gobierno griego rechazó las explicaciones y dio un ultimátum a Bulgaria en el que exigía, en un plazo máximo de 48 horas, el castigo de los responsables, una disculpa oficial y dos millones de francos franceses en concepto de indemnización a los familiares de las víctimas.

Al cumplirse el plazo, el 22 de octubre de 1925 las tropas griegas cruzaron la frontera en un frente de 40 kilómetros y capturaron diez pequeños pueblos búlgaros. Su intención era ocupar la ciudad de Petrich, pero su avance fue frenado por la resistencia de guardias de fronteras y voluntarios de la Organización Revolucionaria Interna de Macedonia, una poderosa milicia que operaba en la región. Bulgaria apeló a la Sociedad de Naciones para que interviniese en el conflicto, y el 29 de octubre las presiones diplomáticas consiguieron que los griegos se retirasen. Se calcula que el incidente causó más de cincuenta muertos, en su mayor parte civiles búlgaros.

La Sociedad de Naciones designó una comisión de investigación para estudiar el caso. Su conclusión fue que la invasión griega estaba injustificada, culpando a su gobierno de las pérdidas humanas y materiales y del sufrimiento de la población búlgara. Grecia fue condenada como la agresora y castigada por la Sociedad de Naciones a pagar a Bulgaria 45.000 libras esterlinas en un plazo de dos meses en concepto de indemnización por daño material y moral. El gobierno griego aceptó el veredicto.

domingo, 15 de octubre de 2017

Guerra De Coto

La guerra de Coto fue un conflicto bélico surgido entre Panamá y Costa Rica que ocurrió entre el 21 de febrero hasta el 5 de marzo de 1921.Las causas generales de este conflicto fueron las vagas herencias limítrofes que heredaron ambos países luego de su independencia y los intereses que tenían ambos sobre ciertos territorios. Además Estados Unidos intervino como un tercero,que en el final, torcería el conflicto a favor de sus intereses.

El hecho puntual que desencadeno el conflicto bélico fue la incursión desarrollada por una fuerza costarricense sobre el suelo panameño de Pueblo de nuevo Coto, o mas conocido simplemente como Coto, esta expedición fue dirigida por el coronel Héctor Zúñiga Mora,echando la culpa de la misma a la poca determinación limítrofe de aquel entonces ya antes nombrada.

El hecho inicial encendió el nacionalismo tanto en Costa Rica como en Panamá. En la capital, San José, y en el resto de Costa Rica se organizaron voluntarios y fuerzas regulares para defenderse de los panameños. En Panamá, en especial en Chiriquí, del cual tenía jurisdicción del caserío, se organizaron grupos armados que lograron repeler a las fuerzas costarricenses. Luego, la guerra se trasladaría al norte, en la provincia de Bocas del Toro, donde Costa Rica incursionó sus tropas y avanzaron sin mayor resistencia.

A pesar que Panamá ganó la guerra en el aspecto bélico, tuvo que renunciar al territorio de Coto por presión de los Estados Unidos, bajo el Fallo White, quienes en defensa de los intereses de sus empresas bananeras tomaron medidas drásticas para cortar el conflicto.


La guerra se libró en dos lugares. El primer lugar fue en Pueblo Nuevo de Coto y en los alrededores del río Coto en el sector del Pacífico. En esta área las fuerzas costarricenses sufrieron una serie de derrotas. El segundo escenario fue en el Atlántico, al oeste de la provincia de Bocas del Toro, aunque sin enfrentamientos, los costarricenses obtuvieron un rápido avance sobre territorio panameño.

Los antecendes limítrofes de estos países vienen desde la época colonial en la que los ducados establecidos por los españoles se cuestionaban entre ellos la región de Boca del Toro .Luego una vez Con la independencia del istmo de Panamá en 1821 (y su posterior adhesión a la Gran Colombia) y el surgimiento de la República Federal de Centro América en 1824, la disputa por Bocas del Toro se hizo más evidente.

se realizaron varios tratados limítrofes (Tratado Calvo-Herrán en 1856, Tratado Castro-Valenzuela en 1865 y Tratado Carrasco-Montúfar en 1876), pero no fueron ratificados por ambos gobiernos. No obstante, la disputa fronteriza cambiaba de escenario hacia la zona sur, sobre el Golfo Dulce y la Península de Burica, donde décadas después ocurrirá el conflicto.
Colombia, a través de la asamblea del Estado Soberano de Panamá, dispuso el arriendo de los cocales o cocoteros entre Punta Burica y el río Esquinas, abarcando los pueblos de Coto, Pavón, Banco y Golfito. 
En 1870 y 1875 Costa Rica reclamó que esa zona estaba en su soberanía y constantemente se quejó que autoridades colombianas estaban recaudando contribuciones en los caseríos; pero Colombia argumentó que esa zona pertenecía al distrito de Alanje.

En 1905, luego de separarse Panamá del territorio colombiano, se intentó firmar un tratado con el nuevo gobierno panameño, denominado Tratado Guardia-Pacheco de 6 de marzo de 1905, ratificado por Panamá pero no por Costa Rica, que lo consideró caduco. Costa Rica, aprovechando la nueva coyuntura, donde Panamá era visto como un país más débil que Colombia, hizo intentos de ocupación en la zona designada a Panamá según el fallo Loubet en julio de 1904, en la localidad de Gandoca con una fuerza de 15 a 20 hombres del ejército costarricense. Nuevamente, el 28 de mayo de 1909 un destacamento armado de Costa Rica tomó posesión de la zona oeste del río Sixaola, provocando la protesta de Panamá.

Años más tarde, en 1910, Panamá y Costa Rica aceptaron de común acuerdo la mediación del gobierno de los Estados Unidos, que constituyó la convención de arbitraje Anderson-Porras y designó a Edward Douglass White como árbitro en su calidad presidente de la Corte Suprema de Justicia para determinar el límite entre Panamá y Costa Rica.​ El 12 de septiembre de 1914 el señor White firmó el fallo arbitral conocido como Fallo White, donde el gobierno panameño se mostró descontento con la resolución, ya que dicho fallo beneficiaba a Costa Rica.​ Así el statu quo legal se mantuvo por muchos años hasta el inicio de la guerra.

El Primer Escenario se desarrolla en Pueblo Nuevo de Coto y en los alrededores del río Coto-Colorado, en el sector del Pacífico; en esta área las fuerzas costarricenses sufrieron la derrota.
Dentro del país había un serio problema con obtener las armas para defenderse, por dos razones: la disolución del ejército panameño que comandaba el general Esteban Huertas en 1904, por temor a un golpe de Estado; y la exigencia de las autoridades estadounidenses de que se entregaran armas de largo alcance. Así se hizo en 1915, pero el presidente Belisario Porras conservó secretamente 50 fusiles en el edificio de la Presidencia con sus respectivas municiones; así con este arsenal y otras armas, el presidente Porras ordenó la movilización general para la guerra no declarada. El presidente nombró al general Manuel Quintero Villareal (veterano de la Guerra de los Mil Días) como jefe de las fuerzas policiales que irían a Chiriquí.
Mientras los panameños se organizaban para cumplir sus órdenes, dos costarricenses que recorrían el lugar fueron capturados. Para mayor sorpresa uno de ellos resultó ser el coronel Zúniga Mora, jefe la expedición de Costa Rica, y el otro era el coronel Daniel González. Ambos aseguraron que estaban de cacería. Mejías exigió a Zúniga Mora la rendición del desatacamento; los expedicionarios costarricenses no tuvieron más remedio. 
Los panameños habían recobrado Coto sin combate, tenían a los ticos de prisioneros y se reforzaron con más fusiles y municiones.

El Segundo Escenario se desarrolla en el Atlántico, al oeste de la provincia de Bocas del Toro, aunque sin enfrentamientos, los costarricenses obtuvieron la victoria.
Con la ayuda del ferrocarril de la United Fruit Company, unos dos mil soldados costarricenses bien armados y dirigidos por oficiales veteranos ocuparon sin lucha Guabito, Almirante y Changuinola el 4 de marzo. Los panameños de esa área se quedaron esperando los refuerzos desde la capital con sus armas. Superados en número y en armamento no tuvieron más opción que replegarse.

El Desenlace del conflicto ocurre el 4 de marzo de 1921, cuando la guerra toma un giro inesperado. En la bahía de Charco Azul, en Chiriquí, apareció el acorazado Pennsylvania con órdenes de proteger a los ciudadanos e intereses estadounidenses en la zona. Igualmente apareció el crucero Sacramento en la costa atlántica el 5 de marzo. Estados Unidos exigió a ambos países el cese de hostlidades y el retiro de las fuerzas de beligerantes. Sin más opciones, los hombres de ambos mandos abandonaron sus posiciones.
Panamá fue obligada por Estados Unidos a aceptar el fallo White y a ceder la región de Coto a Costa Rica, los problemas limítrofes entre ambos países fueron superados definitivamente con la firma del tratado Arias-Calderón Guardia en 1941.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Guerra De Invierno


La Guerra de Invierno estalló cuando la Unión Soviética atacó Finlandia el 30 de noviembre de 1939, tres meses después del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Como consecuencia, la URSS fue expulsada de la Sociedad de Naciones el 14 de diciembre. Stalin había esperado conquistar el país entero para finales del año, pero la resistencia finlandesa frustró a las fuerzas soviéticas, quienes superaban en número a los fineses en tres a uno. Finlandia aguantó hasta marzo de 1940, cuando se firmó un tratado de paz cediendo cerca del 10% del territorio finés y el 20% de su capacidad industrial a la Unión Soviética. 







La Guerra de Invierno fue un desastre militar para la Unión Soviética. No obstante, sirvió para que el Kremlin hiciera autocrítica interna e iniciara el proceso de reinstaurar a oficiales cualificados y modernizar a sus fuerzas, una decisión que a la larga permitiría a los soviéticos resistir la invasión alemana y ganar la II Guerra Mundial.

Finlandia se ganó la reputación de un "Pequeña potencia" un país al que había que tomar en serio. En cambio, aunque los rusos triunfaron diplomáticamente la reputación del Ejército Soviético como potencia militar quedó destruida.
Los EE.UU. y Gran Bretaña calificaron a la URSS como "potencia militar de tercer orden, una potencia militar incapaz de defenderse" lo mismo hicieron Francia y Alemania.

Las tropas soviéticas eran abrumadoramente superiores a las finlandesas: 800.000 hombres frente a 150.000. También lo eran en equipamiento y armamento. Pero la incompetencia y falta de preparación de los mandos y soldados soviéticos, así como la eficacia y organización en guerrillas de los finlandeses, dirigidos por el Mariscal Mannerheim, les causaron enormes pérdidas. Tras meses de lucha y la renovación de los mandos, Stalin logró doblegar su resistencia. Tras la paz, el país hubo de hacerconcesiones territoriales a Rusia (Carelia, etc.), pero logró conservar suindependencia.

Pese a todo, el resultado de la guerra se puede considerar complejo ya que aunque la URSS logró satisfacer sobradamente sus demandas iniciales con la cesión por parte de Finlandia de los territorios de Petsamo, Salla y la mayor parte de Karelia, sus pérdidas para superar las defensas finlandesas fueron tremendas y no cumplieron con su objetivo de conquistar todo el país.
Además, su posición internacional sufrió considerablemente y fue puesta en duda la destreza combativa del Ejército Rojo tras las purgas políticas, un hecho que contribuyó fuertemente a la decisión de Hitler de lanzar la Operación Barbarroja. Por otra parte, aunque los finlandeses lograron retener su soberanía y atraerse la buena voluntad internacional, las duras condiciones de paz impuestas por la Unión Soviética provocaron en la población finesa su deseo de revancha y su acercamiento a la Alemania de Hitler, que se plasmaría en la Guerra de Continuación.

Finlandia había formado parte del Reino de Suecia hasta que el Imperio ruso la conquistó en 1808 y la convirtió en un Estado colchón entre ambos reinos con la finalidad de proteger la capital rusa de la época, San Petersburgo.

La Carelia oriental (incluyendo el istmo de Carelia que sería el campo de batalla de la Guerra de Invierno) tenía unos antecedentes históricos distintos a los del resto de Finlandia. Fue posesión de la república rusa medieval de Nóvgorod (ver también Guerras sueco-novgorodenses) y más tarde del Principado de Moscú. En 1617 la Carelia Oriental llegó a encontrarse bajo dominio sueco, periodo durante el cual la región perdió toda la población rusa y carelia. En 1721, como resultado de la Gran Guerra del Norte, el istmo de Carelia regresó a manos rusas, hasta que un siglo más tarde, en 1809, el zar Alejandro I transfirió esta región al Gran Ducado de Finlandia.

En 1917 la Revolución rusa había llevado a los bolcheviques al poder, los cuales, el 15 de noviembre de 1917, declararon el derecho general a la autodeterminación, además del derecho de secesión, "para los pueblos de Rusia". Así, el 6 de diciembrede 1917 Finlandia se declaró independiente. El 18 de diciembre, el gobierno ruso soviético emitió un decreto, reconociendo la independencia de Finlandia, y el 22 de diciembre fue aprobado por el máximo órgano ejecutivo soviético, el VTsIK. La República Socialista Federativa Soviética de Rusia reconoció la independencia el 4 de enero de 1918, al mismo tiempo que Francia, Suecia y el Imperio alemán.

A pesar de que Finlandia había obtenido la independencia de la Unión Soviética pacíficamente, las relaciones entre la Unión Soviética y Finlandia fueron frías y tensas debido al resultado de la Guerra Civil Finlandesa que entre el 27 de enero y el 15 de mayo de 1918, enfrentó a las fuerzas del senado, controladas desde el otoño anterior por los conservadores, popularmente conocidos como «blancos»  con las fuerzas socialdemócratas, dirigidas por la delegación popular de Finlandia, comúnmente conocidos como «rojos».
Los rojos recibieron la ayuda de la Rusia bolchevique, mientras que los blancos fueron apoyados militarmente por el Imperio alemán y resultaron vencedores.
 Acabada la guerra civil, grupos de activistas nacionalistas finlandeses realizaban frecuentes incursiones armadas en territorios soviéticos con el objetivo de lograr imponer la "Gran Finlandia. 


Por todo ello, en 1932, la Unión Soviética firmó un tratado de no agresión con Finlandia y en 1934 se reafirmó el tratado por diez años más. Sin embargo, Stalin se percató de que la frontera finlandesa (que cruza el istmo de Carelia) estaba a sólo 32 km de Leningrado, siendo una excelente base para una invasión germana en el caso de que estallase la guerra con la Alemania Nazi.

En abril de 1938, los soviéticos iniciaron negociaciones diplomáticas con Finlandia, con el objetivo de desarrollar una defensa unida contra Alemania. Poco a poco, las solicitudes soviéticas de intercambiar territorio con Finlandia se fueron convirtiendo en demandas, y un año después las negociaciones estaban estancadas mientras que la situación política europea se deterioraba rápidamente.

El gobierno finlandés rehusó aceptar las exigencias soviéticas. El 26 de noviembre tuvo lugar el Bombardeo de Mainila, en el que artillería soviética atacó varias zonas cerca de la aldea rusa de Mainila, anunciando luego que el ataque había sido finlandés y que varios soldados soviéticos habían muerto. Los soviéticos exigieron de nuevo que Finlandia replegara sus tropas 25 km atrás de la frontera y que pidiera disculpas por el incidente. Finlandia negó estar involucrada en él y rehusó pedir disculpas. La Unión Soviética declaró entonces que el Pacto de No Agresión de 1934 dejaba de estar vigente y el 30 de noviembre atacó a Finlandia con 23 divisiones, que sumaban 450 000 hombres, alcanzando rápidamente la Línea Mannerheim.

Se formó entonces un gobierno títere en el pequeño territorio finlandés ocupado, en el pueblo fronterizo de Terijoki el 1 de diciembre, estableciéndose la República Democrática de Finlandia, con Otto Kuusinen como Jefe de Estado. Sin embargo nunca sería reconocida ni sería tenida en cuenta en la firma de los acuerdos de paz.


Finlandia sólo había tenido tiempo para movilizar a 180 000 hombres, pero los había entrenado en tácticas de guerrilla, en el uso de esquíes para desplazarse, había estudiado la geografía del futuro campo de batalla y obtenido trajes de camuflaje eficientes. El invierno de 1939 a 1940 fue extremadamente duro, con temperaturas de -40° C, que los fineses, sin embargo, podían soportar con mayor facilidad que los rusos. Conscientes de su inferioridad numérica, los fineses no se atrevieron a enfrentarse con los invasores soviéticos a campo abierto, sino que atacaban a los grupos enemigos aislados y hacían de las provisiones enemigas sus principales objetivos. 

En estos grupos aislados destacaban los francotiradores, los cuales causaban el terror entre las filas soviéticas, como el famoso Simo Häyhä, el cual en los 115 días de guerra llegó a eliminar hasta 540 soldados soviéticos.
El Ejército Rojo no estaba bien equipado para la guerra en invierno, especialmente en los densos bosques; además muchos de los vehículos utilizados no habían sido probados a temperaturas extremas. De esta manera, tuvo que mantenerse a los vehículos encendidos las 24 horas del día para evitar que el combustible se congelara en el motor.

Todos estos contratiempos contribuyeron a que la fuerza de invasión soviética inicial de 200 000 hombres y 900 cañones no pudiera hacer frente a los 130 000 hombres y cañones desplegados por los defensores en el istmo de Carelia. Los mil tanques soviéticos fueron muy mal empleados en la ofensiva y se perdieron muchos. Este fracaso es resaltado aún más al comprobarse la pobre preparación de los finlandeses. Muchos de los soldados finlandeses no tenían uniforme y tenían que vestir sus propias ropas y confeccionarse una insignia. Estos uniformes variados fueron bautizados el "modelo Cajander", en alusión al Primer Ministro finés Aimo Cajander. Sin embargo, la mala preparación de los soldados soviéticos enviados a Finlandia entregó muchas armas directamente a los finlandeses que, afortunadamente para ellos, utilizaban el mismo calibre. Así pues, el botín del enemigo fue esencial para mantener la resistencia finlandesa. Además, los líderes soviéticos sentían desconfianza de los soldados rusos que vivían cerca de Finlandia, así que para la invasión movilizaron a soldados del sur del país, menos habituados a pelear en la nieve y en los bosques árticos. El general Meretskov pensaba que la guerra sería corta, no pasando de una semana, por lo que no se molestó en vestir apropiadamente a la tropa. En cambio, la mayoría de la población finlandesa vivía fuera de las ciudades, por lo que ya disponía de ropa de invierno para soportar uno de los peores inviernos en la historia de Finlandia.


En cuanto a la guerra aérea, la Unión Soviética salió malparada también, ya que la fuerte defensa antiaérea finlandesa derribó a un número extremadamente alto de aviones soviéticos. Por ejemplo, para el día 105 de la guerra, la fuerza de cazas finlandeses D-XXI había derribado 120 bombarderos rusos y perdido sólo 12 cazas y 8 pilotos. En total, 684 aviones soviéticos fueron derribados durante la guerra, de ellos 240 por cazas finlandeses. Por su lado, Finlandia perdió 62 aviones.

Para enero de 1940 la Unión Soviética tenía desplazados más de 700.000 soldados en el frente finlandés, mientras que Finlandia se defendía con un aproximado de 180.000 hombres.
La Guerra duró 105 días, Finlandia sufrió 25.000 muertes y 45.500 heridos en una población de menos de 4 millones de habitantes. La URSS sufrió 250.000 muertes.


Después del invierno, Suecia y Alemania presionaron a Finlandia para que negociara la paz. El 29 de enero, los finlandeses recibieron una carta de Moscú, donde se declaraba que el gobierno soviético no se oponía a firmar un tratado para concluir la guerra. Finlandia aceptó, pero las condiciones impuestas eran tan duras que las rechazaron, ya que en ese momento el Ejército Rojo sólo había penetrado unos pocos kilómetros en territorio finés.

Cuando la noticia de Suomussalmi llegó al Kremlin, Stalin furioso había cambiado el mando de la guerra y nombrado a Semión Timoshenko como nuevo comandante. El 1 de febrero se reinició la ofensiva, esta vez con 600 000 soldados descansados o traídos de otros lugares. En esta ocasión, el apoyo de la artillería fue abrumador y exagerado, aunque logró el efecto deseado. Los cansados defensores finlandeses fueron sobrepasados, y a inicios de marzo la línea Mannerheim fue finalmente quebrada, dejando el campo libre a la ocupación soviética.

El 12 de febrero, los rusos presentaron sus demandas de nuevo, esta vez no sólo exigían a la ciudad de Hanko, sino que también querían el Istmo de Carelia y el norte del lago Ládoga. El 13 de febrero, el canciller finés viajó a Suecia a solicitar ayuda inmediata, pero los suecos se negaron. El 3 de marzo Finlandia declaró que accedería a firmar la paz si se permitía conservar Viipuri y Sortavala, obteniendo una respuesta negativa. El 8 de marzo una delegación finesa se trasladó a Moscú a redactar el tratado de paz, que fue firmado finalmente el 13 de marzo de 1940. A las 11 de la mañana de ese día finalizó la guerra.

Las condiciones del Tratado de Paz de Moscú fueron las siguientes:
  • Se cedía todo el istmo de Carelia y el territorio al norte del lago Ládoga, incluyendo las ciudades de Viipuri (ahora Výborg), Käkisalmi y Sortavala.
  • Se cedía un área cerca de Salla y Kuusamo con el objetivo de proteger el ferrocarril de Múrmansk.
  • Se cedía la parte occidental de la isla Kalastajasaarento, al norte de Petsamo.
  • Se cedían las islas orientales del Golfo de Finlandia, incluyendo Suursaari.
  • Hanko estaría ocupada por la Unión Soviética treinta años y además se reservarían el derecho de instalar bases militares.
Otras condiciones establecían que los soviéticos podrían cruzar libremente por Petsamo para llegar a Noruega. Finlandia tuvo asimismo que reconstruir ciertos ferrocarriles destruidos y regalar las máquinas y los vagones para los mismos, así como camas, equipo médico, medicinas, etc. Además no podía formar alianzas con bloques opuestos a la Unión Soviética.
La reacción finlandesa ante las duras condiciones impuestas por la Unión Soviética fue de asombro. Las victorias de diciembre les habían hecho creer que podían derrotar al país agresor, y muy pocos finlandeses se dieron cuenta de lo cerca que estaba su ejército de ser destruido en marzo de 1940. Ese 13 de marzo las banderas finlandesas fueron izadas a media asta.

Los finlandeses declararon haber perdido 25 000 hombres y haber sufrido 55 000 heridos. Las cifras soviéticas fueron retocadas; la única cifra oficial que se puede aproximar a la realidad es la que dio Nikita Jrushchov en sus memorias: unos 270 000 soldados. Finlandia perdió el 10 % de su territorio, con unos 450 000 habitantes, que prefirieron irse, dejando desierta la región conquistada, que fue repoblada con rusos. También perdió el 17 % de su sistema ferroviario, el 10 % de las zonas de agricultura, el 11 % de los bosques y el 17 % de su capacidad eléctrica.

La República Democrática de Finlandia fue convertida en la República Socialista Soviética Carelo-Finesa, y Otto Kuusinen pasó a ser su canciller hasta 1956, cuando fue anexada a la República Socialista Federativa Soviética de Rusia.
  • Finlandia conservó su autonomía y se mantuvo al oeste del Telón de Acero, sin pertenecer nunca al bloque soviético durante la Guerra Fría.
  • Stalin se dio cuenta de la ineficiencia de su ejército al seleccionar a sus comandantes de acuerdo a su trasfondo político, y de esta manera reinstituyó en su cargo a oficiales destituidos durante la Gran Purga, sólo por no ser entusiastas comunistas, como Konstantín Rokosovski. Además se percató de lo atrasado de las técnicas y máquinas de guerra soviéticas, lo que lo motivó a reformar al Ejército Rojo. Dicha reforma colocó al ejército en una mejor posición para afrontar la futura invasión germana de 1941.
  • Hitler se dio cuenta también de la debilidad de la Unión Soviética y se convenció a sí mismo de que no debía esperar hasta 1945 para atacarla.












































domingo, 24 de septiembre de 2017

38 Minutos:La Guerra Mas Corta De La Historia

La guerra Anglo-Zanzibariana,mas conocida como la guerra de los 38 minutos,fue un conflicto bélico desarrollado entre la potencia colonial de aquel entonces Gran Bretaña y la ya extinta república de Zanzibar. Se llevo a cabo el 27 de agosto de 1896.
A finales del siglo XIX la costa africana era el lugar donde las grandes potencias europeas se jugaban su “liderazgo” entendido de esta manera como una partida de poder, en la cual Gran Bretaña y Alemania se repartían en la zona africana oriental de aquel entonces.

Zanzibar gozaba de una seudo independencia. Si bien era gobernada por los sultanes de oman desde 1698, estaba bajo la protección del Reino Unido, que en la práctica manejaba la pequeña nación perteneciente al océano indico.Un período, hasta ese 25 de agosto de 1896, en el que el Imperio británico había tenido una buena relación con la nación, incluso habían reconocido la "soberanía" de la isla en 1886.

Zanzíbar era un grupo de dos islas (Unguja y Pemba) que actualmente son una región de Tanzania, en África. Este pequeño territorio alguna vez fue independiente y también estuvo en la mira de las principales potencias europeas que colonizaron buena parte del Continente Negro.

El año de la llegada al trono de Ali también fue el año de la firma del Tratado de Heligoland-Zanzíbar entre Reino Unido y Alemania.Este tratado marcó oficialmente las esferas de intereses en el África Oriental y Alemania cedió los derechos en Zanzíbar al Reino Unido. Esto le aseguró al gobierno británico más influencia en Zanzíbar, influencia que pensaba utilizar para erradicar la esclavitud local, objetivo que tenía desde 1804.

Tras la muerte del sultán Khalifah ibn Said de Zanzíbar en 1890, Alí ibn Said de Zanzíbar ascendería al trono, dándole aún mayor poder a los británicos declarando Zanzíbar un protectorado británico, además nombró a un primer ministro de las islas para liderar su gabinete, pero sobre todo, los británicos se garantizaron el derecho de veto sobre el futuro nombramiento de sultanes.

Tras Alí llegaría al poder Hamad ibn Thuwaini de Zanzíbar en 1893, el cual mantuvo una gran relación con Gran Bretaña, aunque también hubieron conflictos con los límites y el exceso de control que ejercían los británicos en el país. Por esta razón y para que hubiera cierta paz, Gran Bretaña propuso y autorizó al sultán a crear una guardia de palacio de 1000 hombres. De esta forma tendían la mano y le daban “seguridad” a Hamad.

Un 25 de agosto de 1896 muere el sultán Hamad. Su sucesor legítimo era su sobrino Khalid ibn Barghash, lo que ocurre es que los británicos tenían a otro “elegido” Hamud ibn Muhammad, un hombre supuestamente más dócil para los intereses británicos.
Si bien los ingleses tenían la potestad para decidir al siguiente sultán, Khalid no espero y se auto-proclamó nuevo sultán mudándose al palacio y violando el tratado acordado con Alí. Esta acción tuvo su rápida respuesta a través del cónsul Basil Cave y el general Mathews, quienes intentaron dialogar con Khalid para evitar un conflicto,haciendole recordar que cuide muy bien de las acciones que toma

los británicos,de la mano de Mathews y Cave, comienzan a organizarse. A los navíos con los que ya contaban en el puerto se van sumando marineros y fusileros de otros barcos. Luego se unirían el crucero protegido de clase Pearl HMS Philomel y el cañonero HMS Thrus. Durante el día entero los británicos intentaron hablar con Khalid sin éxito.

Al día siguiente, el 26 de agosto, llegaría el crucero HMS Racoon (tras el Thrush y el Sparrow), más tarde sería el crucero protegido de clase Edgar HMS St George. El contingente era evidentemente de 1000 contra 1, pero aún así Khalid seguía obviando los intentos de tregua. Al final de este día llegaría un telegrama que instaba al ejército británico a adoptar las medidas necesarias si el 27 de agosto (al día siguiente) a las 9:00 de la mañana Khalid no abandonaba el palacio.

El ultimátum expiró a las 09:00 hora local del 27 de agosto, cuando los británicos ya tenían reunidos tres cruceros, dos buques de guerra, 150 fusileros navales y marinos y 900 zanzibaríes en el área portuaria. 

El contingente de la Marina Real Británica estuvo bajo el mando del contralmirante Harry Rawson, mientras que sus zanzibaríes fueron comandados por el general de brigada Lloyd Mathews del ejército nacional. Mientras, del otro bando, cerca de 2800 zanzibaríes defendieron el palacio; la mayor parte reclutados de la población civil, aunque también se incluyó la guardia de palacio del sultán y varios cientos de empleados y esclavos. Los defensores poseían varias piezas de artillería y ametralladoras que fueron colocadas frente al palacio, a la vista de los navíos británicos.

Siendo las 9:00 hs en punto el general Mathews da la orden a los navíos para que inicien los bombardeos. Los primeros disparos (sobre las 9:02)incendian el palacio y neutralizan la artillería de defensa. Más tarde, los británicos llevaron a cabo una pequeña acción naval tras el hundimiento de un yate real zanzibarí y dos barcos más pequeños. Algunos disparos fueron realizados inútilmente contra las tropas de zanzibaríes probritánicas, a medida que estas se acercaban a un enfrentamiento directo. La bandera del palacio fue abatida y el fuego cesó a las 09:40 con el palacio en llamas y toda la artillería de Khalid silenciada junto a la bandera derrumbada. El combate acaba y los británicos toman la ciudad y el palacio. Cuando llega la tarde Hamud ibn Mohammed de Zanzíbar, el preferido de los británicos, sube al trono como sultán, aunque con muy pocos poderes,debido a que paso a ser un gobierno Titere.

Se calcula que la armada británica disparó cerca de 500 bombas, más de 4.000 cartuchos de ametralladoras y 1000 cartuchos de rifles durante la contienda en esos 40 minutos de guerra. Murieron alrededor de 500 hombres de Khalid(Se desconoce, de entre los fallecidos, cuál es el número exacto de combatientes),por el contrario la historia sólo tiene constancia de un herido grave por el bando británico. En cuanto a Khalid, tras huir del Palacio buscó refugio en el consulado alemán donde estuvo un largo período, ya que los alemanes no aceptaron la extradición.

Finalmente y en cuanto a la batalla en sí, los historiadores hablan de ella como la más corta de la historia, aunque existen pequeñas variaciones sobre su duración exacta variando entre 38, 40 y 45 minutos. Los que apuntan a 38 minutos dan por válida como el inicio los primeros disparos a las 9:02, mientras que los que apuntan a 40 minutos lo hacen dando por válido el inicio con la orden del general Mathews. Por último, los que apuntan a 45 minutos indican que existieron 5 minutos más de guerra que no se contabilizaron.








.



domingo, 10 de septiembre de 2017

Joseph Stalin


(Iosif o Jossif Vissariónovich Dzhugashvili, también llamado Josef o Joseph Stalin; Gori, Georgia, 1879 - Moscú, 1953) Dirigente soviético que gobernó férreamente la URSS desde 1929 (año en que se erigió como sucesor de Lenin tras el exilio de Trotsky) hasta su fallecimiento en 1953. Al precio de una represión sanguinaria y de inmensos sacrificios impuestos a la población, Stalin logró convertir la Rusia semifeudal en una potencia económica y militar capaz de contribuir decisivamente a la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).



Iosif Dzhugashvili era hijo de un zapatero pobre y alcohólico de la región caucásica de Georgia, sometida a la Rusia de los zares. Quedó huérfano muy temprano y estudió en un seminario eclesiástico, de donde fue expulsado por sus ideas revolucionarias (1899). Se unió entonces a la lucha clandestina de los socialistas rusos contra el régimen zarista; cuando en 1903 se escindió el Partido Socialdemócrata, siguió a la facción bolchevique que encabezaba Lenin.

Fue un militante activo y perseguido hasta el triunfo de la Revolución bolchevique de 1917, época de la que procede su sobrenombre de Stalin («hombre de acero»). La lealtad a Lenin y la falta de ideas propias le permitieron ascender en la burocracia del partido (rebautizado como Partido Comunista), hasta llegar a secretario general en 1922.


Stalin emprendió entonces una pugna con Trotsky por la sucesión de Lenin, que, ya muy enfermo, moriría en 1924. Aunque el líder de la Revolución había indicado su preferencia por Trotsky (pues consideraba a Stalin «demasiado cruel»), Stalin maniobró aprovechando su control sobre la información y sobre el aparato del Partido, aliándose con Zinoviev y Kámenev hasta imponerse a Trotsky. La lucha por el poder se disfrazó de argumentos ideológicos, defendiendo cada bando una estrategia para consolidar el régimen comunista: la construcción del socialismo en un solo país (Stalin) contra la revolución permanente a escala mundial (Trotsky).

En el nuevo orden de la posguerra, los Estados Unidos y la URSS se repartieron áreas de influencia; Stalin extendió su poder instaurando regímenes comunistas en la Europa del Este y alentándolos en otros países. El choque de intereses e ideologías dio lugar a la «guerra fría» entre ambas superpotencias, que continuó tras la muerte de Stalin; de hecho, el clima de tensión entre los bloques capitalista y comunista definiría el escenario internacional hasta la disolución de la URSS en 1991.

Pero el verdadero móvil de Stalin era la ambición de poder: una vez apartado Trotsky (al que mandó al exilio en 1929 y luego hizo asesinar en 1940), se desembarazó también del ala «izquierda» del partido (Zinoviev y Kámenev, ejecutados en 1936) y del ala «derecha» (Bujarin y Rikov, ejecutados en 1938) e instauró una sangrienta dictadura personal, apropiándose de las ideas políticas que habían sostenido sus rivales.

En 1928, Stalin reemplazó la Nueva Política Económica de la década de 1920 por una economía planificada muy centralizada y por planes quinquenales que iniciaron un período de rápida industrialización y de colectivización económica en el campo. Como resultado, la Unión pasó de ser una sociedad mayoritariamente agraria a una gran potencia industrial, siendo ésta la base de su aparición como segunda mayor economía del mundo después de la Segunda Guerra Mundial.Como resultado de los rápidos cambios económicos, sociales y políticos de la época estalinista, millones de personas fueron enviadas a campos de trabajo como castigo,​ y millones fueron deportadas y exiliadas a zonas remotas de la Unión Soviética.​ La agitación inicial en el sector agrícola interrumpió la producción de alimentos en la década de 1930 y contribuyó a la catastrófica hambruna soviética de 1932-1933. En 1937, una campaña contra supuestos enemigos de su gobierno culminó en la Gran Purga, un período de represión masiva en el que cientos de miles de personas fueron ejecutadas, e incluso fueron condenados líderes del Ejército Rojo acusados de participar en complots para derrocar el gobierno soviético.


En agosto de 1939, tras el fracaso para establecer una alianza anglo-franco-soviética,​ la URSS de Stalin firmó un pacto de no agresión con la Alemania nazi que dividió sus esferas de influencia en Europa oriental. Este pacto permitió que la Unión Soviética recuperase algunos de los antiguos territorios del Imperio ruso con la invasión soviética de Polonia de 1939, la Guerra de Invierno en Finlandia, y la ocupación de las Repúblicas bálticas, de Besarabia y de Bucovina del Norte durante la Segunda Guerra Mundial. Pero después de que Alemania violara el pacto al invadir la Unión Soviética con la Operación Barbarroja en 1941, se abrió un Frente Oriental y la Unión Soviética se unió a los Aliados. A pesar de grandes pérdidas humanas y territoriales en el período inicial de la guerra, la Unión Soviética logró detener el avance del Eje en la batalla de Moscú y la batalla de Stalingrado. Finalmente, el Ejército Rojo avanzó a través de Europa en 1944-45 y capturó la capital del Tercer Reich tras la batalla de Berlín en mayo de 1945. Habiendo jugado el papel decisivo en la victoria aliada,​ la URSS surgió como una superpotencia reconocida después de la guerra.

Stalin encabezó las delegaciones soviéticas en las conferencias de Yalta y Potsdam, en las que se trazó el mapa de la Europa de posguerra. En los Estados satélites del Bloque del Este se instalaron gobiernos de izquierda leales a la Unión Soviética. En esa época la URSS había entrado en una lucha por el dominio global, conocida como la Guerra Fría, con los Estados Unidos. En Asia, estableció buenas relaciones con Mao Zedong en China y Kim Il-sung en Corea del Norte y de diversas maneras, la Unión Soviética de la era estalinista sirvió como modelo para la recién formada República Popular de China y República Popular Democrática de Corea.


Al mantenerse en el poder hasta su muerte en 1953, Stalin dirigió la URSS durante el período de reconstrucción de la posguerra, marcado por el predominio de la arquitectura estalinista. El desarrollo exitoso del programa nuclear soviético permitió que el país se convirtiese en la segunda potencia mundial en armas nucleares. También se inició el programa espacial soviético. En sus últimos años, Stalin lanzó los denominados Grandes Proyectos de Construcción del Comunismo y el Gran Plan para la Transformación de la Naturaleza.

Tras su muerte, Stalin y su régimen han sido condenados en numerosas ocasiones. La más significativa de estas condenas se dio durante el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética en 1956, cuando su sucesor, Nikita Jrushchov, denunció su legado en una famosa intervención con la que se inició un proceso de desestalinización de la URSS. Las visiones modernas de Stalin en la Federación de Rusia siguen siendo mixtas, con algunas personas viéndolo como un tirano​ y otras como un líder capaz.​ Fue nominado al Premio Nobel de la Paz de 1945 y 1948​

sábado, 9 de septiembre de 2017

Mao Tse-Tung


Mao Zedong en chino simplificado: 毛泽东, en chino tradicional: 毛澤東, y romanizado: «Mao Tse-Tung , (26 de diciembre de 1893-, 9 de septiembre de 1976) fue el máximo dirigente del Partido Comunista de China (PCCh) y de la República Popular China. Bajo su liderazgo, el Partido Comunista se hizo con el poder en la China continental en 1949, cuando se proclamó la nueva República Popular, tras la victoria en la revolucion china contra las fuerzas de la República de China. La victoria comunista provocó la huida de Chiang Kai-shek y sus seguidores del Kuomintang a Taiwán y convirtió a Mao en el líder máximo de China hasta su muerte en 1976.


En el plano ideológico, Mao asumió los planteamientos del marxismo-leninismo pero con matices propios basados en las características de la sociedad china, muy diferente de la europea. En particular, el comunismo de Mao otorga un papel central a la clase campesina como motor de la revolución, planteamiento que difiere de la visión tradicional marxista-leninista de la Unión Soviética, que veía a los campesinos como una clase con escasa capacidad de movilización y adjudicaba a los trabajadores urbanos el papel central en la lucha de clases.

Mao planteaba que el socialismo era la única respuesta para China, debido, entre otros argumentos, a que las potencias occidentales y particularmente los Estados Unidos, nunca permitirían que China avanzara bajo un régimen capitalista. De hecho, esta teoría no estaba lejos de la realidad, por cuanto Estados Unidos mantuvo un embargo comercial a la República Popular China que duró hasta 1972, cuando Richard Nixon decidió que China constituía una potencia que debía ser considerada favorablemente en la Guerra Fría con la Unión Soviética.

La etapa de gobierno de Mao estuvo caracterizada por intensas campañas de reafirmación ideológica, que provocarían grandes conmociones sociales y políticas en China, como el Gran Salto Adelante y especialmente la Revolución Cultural, momento en el que su poder alcanzó las cotas máximas al desarrollarse un intenso culto a la personalidad en torno a su figura. Aún hoy en día, el papel histórico de Mao está rodeado de una gran controversia. Años después de su muerte, en 1981, el Partido Comunista de Chinapublicó un análisis oficial sobre la responsabilidad de Mao en los problemas sociales y económicos derivados de sus políticas, en el que se le achacaban errores graves, aun cuando se reconocía su papel como gran líder revolucionario y artífice de la subida al poder del Partido Comunista. Desde entonces, el Partido Comunista de China ha mantenido esta valoración histórica de Mao como un gran líder, fuente de legitimidad del propio partido, que sin embargo habría cometido algunos errores graves.

Fuera de la República Popular, las valoraciones de Mao han variado desde la visión amable que lo mostraba como un líder popular hasta la percepción de su etapa en el poder como un ejemplo de autoritarismo tiránico y brutal.​ La mayor discrepancia entre estas visiones contrapuestas de la figura de Mao se refiere a cuál habría sido su nivel de responsabilidad en el fracaso de muchas de las políticas radicales que se adoptaron durante su liderazgo, así como a las cifras de muertos como consecuencia, directa o indirecta, de esas campañas políticas. Los más alcistas hablan de más de 70 000 000,mientras que los más bajistas los cifran en 10 000 000.Por otro lado entre 1949 y 1975 la esperanza de vida aumentó: de 44 a 65. A comienzos de los años 1970, Shanghái tenía una tasa de mortalidad infantil menor que Nueva York.​ La tasa de alfabetización subió del 15 % en 1949 al 80 % a mediados de los años 1970.​ Entre 1949 y 1976 China, el «enfermo de Asia», se transformó en una potencia industrial importante, con una tasa de desarrollo igualada solamente por los grandes auges de crecimiento de la historia.​


El legado de Mao es objeto de gran controversia. Muchos chinos consideran a Mao como un gran revolucionario, un gran líder. Reivindican su figura, aunque reconozcan que incurrió en serios errores al final de su gobierno. De acuerdo con Deng Xiaoping, quien fuera desplazado durante la Revolución Cultural acusado de seguir el camino de restauración capitalista, [Mao] estaba las tres cuartas partes en lo correcto y una cuarta parte errado y su contribución fue primordial y sus errores secundarios». Algunos miembros del Partido Comunista, sin embargo, acusan a Mao de ser el responsable de la ruptura con la Unión Soviética. También se le critica el no haber adoptado políticas relacionadas con el control de la natalidad, las cuales fueron desarrolladas posteriormente por sus sucesores cuando establecieron una serie de incentivos y programas a fin de lograr que las familias chinas tuvieran solo un hijo

Detractores y seguidores coinciden en afirmar que Mao fue un gran estratega militar lo cual demostró en la Guerra Civil China y en la Guerra de Corea. De hecho, las tácticas de Mao han sido utilizadas constantemente por aquellos que luchan como insurgentes en diferentes lugares del mundo, así como por aquellos que tratan de aplastar la insurgencia.

Por otra parte, la ideología maoísta ha influido en muchos movimientos comunistas del Tercer Mundo, tales como Sendero Luminoso en el Perú, los naxalitas en la India y el bando comunista que peleó en la guerra popular de 1996-2006 en Nepal. Sin embargo, China se apartó totalmente de la línea maoísta cuando Deng Xiaoping inició las reformas económicas.

En la actualidad el seguimiento de Mao se ha reducido drásticamente en China. De hecho, algunas de sus obras han sido muy criticadas posteriormente. El libro Mao: La Historia desconocida, escrito por Jung Chang y Jon Halliday, señala que Mao creó muchos mitos en cuanto a sus logros y su juventud, a fin de mostrarse como el héroe del pueblo. Incluso afirman que algunas incidencias de la Gran Marcha, en particular la batalla del Puente Luding, eran totalmente falsas. Con todo, el libro de Chang y Halliday, cuya versión en español apareció en abril de 2006, ha sido objeto de numerosas críticas por sus faltas de rigor histórico.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Napoleón Bonaparte


Napoleón I Bonaparte (Ajaccio, 15 de agosto de 1769-Santa Elena, 5 de mayo de 1821) fue un militar y gobernante francés, general republicano durante la Revolución y el Directorio, artífice del golpe de Estado del 18 de brumario que lo convirtió en primer cónsul (Premier Cónsul) de la República el 11 de noviembre de 1799; cónsul vitalicio desde el 2 de agosto de 1802 hasta su proclamación como emperador de los franceses (Empereur des Français) el 18 de mayo de 1804, y fue coronado el 2 de diciembre; proclamado Rey de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo. Ostentó ambos títulos hasta el 11 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815.

Durante un periodo de poco más de una década, tomó el control de casi toda Europa Occidental y Central mediante una serie de conquistas y alianzas, y solo tras su derrota en la batalla de las Naciones, cerca de Leipzig, en octubre de 1813, se vio obligado a abdicar unos meses más tarde. Regresó a Francia y al poder durante el breve periodo llamado los Cien Días y fue decisivamente derrotado en la batalla de Waterloo en Bélgica, el 18 de junio de 1815, cuando fue desterrado por los británicos en la isla de Santa Elena, donde falleció.

Napoleón es considerado como uno de los mayores genios militares de la Historia, habiendo comandado campañas bélicas muy exitosas, aunque con ciertas derrotas igualmente estrepitosas. Sus agresivas guerras de conquista se convirtieron en las mayores operaciones militares conocidas hasta ese momento en Europa, en las que involucró a un número de soldados jamás visto en los ejércitos de la época. Además de estas proezas bélicas, a Napoleón también se le conoce por el establecimiento del Código Napoleónico y es considerado por algunos un «déspota ilustrado» debido a su extraordinario talento y capacidad de trabajo. Otros, sin embargo, lo estiman un dictador tiránico cuyas guerras causaron la muerte de millones de personas, así como uno de los personajes más megalómanos y nefastos de todos los tiempos.

Se le juzga como el personaje clave que marcó el inicio del siglo XIX y la posterior evolución de la Europa contemporánea.

Sus soldados lo llamaban el Pequeño Cabo (le Petit Caporal), en tanto que los británicos se referían a él con el despectivo Boney y las monarquías europeas como el tirano Bonaparte, el Ogro de Ajaccio o el Usurpador Universal


Sus Ultimos Momentos:
Napoleón fue encarcelado y desterrado por los británicos a la isla de Santa Elena en el Atlántico, el 15 de julio de 1815. Allí, con un pequeño grupo de seguidores, dictó sus memorias y criticó a sus aprehensores.

Enfermo del estómago, aquejado de una continua pesadez y un dolor en el costado derecho, los médicos creían que era una afección hepática, pero él sospechó inmediatamente que estaba atacado de la misma dolencia de su padre, un cirro en el píloro o cáncer de estómago, pero no se lo dijo a nadie hasta que estuvo lo suficientemente seguro de que así estaba sucediendo.

Sin embargo, recientes investigaciones realizadas a muestras de cabello del general (cortado poco tiempo después de morir) que habían estado guardadas en un sobre vacío, revelan que estaban impregnadas con arsénico hasta tal punto que se necesitaban dosis altamente peligrosas para lograr aquella concentración. Esto último sugiere que es altamente probable que pudo morir a causa del veneno (lo que también concordaría con sus síntomas), ya sea de forma intencionada o no.

Napoleón había dispuesto en su testamento el deseo de ser enterrado a las orillas del Sena, pero se le dio sepultura en Santa Elena. En 1840, a instancias del gobierno de Luis Felipe I, sus restos fueron repatriados. Trasladados en la fragata Belle-Poule, se depositaron en Les Invalides (París). La llegada de los restos de Napoleón fue muy esperada en Francia. Durante su funeral sonó el Réquiem de Mozart. Millones de personas han visitado su tumba desde esa fecha.Napoleón Bonaparte murió el 5 de mayo de 1821 a las 17:49h. Sus últimas palabras fueron: «France, l'armée, Joséphine» («Francia, el ejército, Josefina») o, según la versión de las memorias de Santa Elena «...tête...armée...Mon Dieu !». Tenía entonces cincuenta y un años.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Guerra De Las Naranjas

En 1801, Napoleón Bonaparte conminó a Portugal para que rompiera su alianza tradicional con Inglaterra y cerrara sus puertos a los barcos ingleses. En esta pretensión inmiscuyó a España, gobernada entonces por el ministro Manuel Godoy, mediante la firma del tratado de Madrid de 1801. Según este tratado, España se comprometía a declarar la guerra a Portugal si la nación vecina mantenía su apoyo a los ingleses. Ante la negativa portuguesa a someterse a las pretensiones franco-españolas, se desencadenó la llamada Guerra de las Naranjas.


La campaña militar apenas duró dieciocho días entre mayo y junio de 1801. En ella, un ejército español al mando de Godoy ocupó sucesivamente una docena y media de poblaciones portuguesas, entre ellas Arronches, Castelo de Vide, Campo Maior, Portalegre, Olivenza y Juromenha). La resistencia portuguesa fue mínima, en la creencia de que España no tenía pretensiones territoriales. La paz se firmó en Badajoz el 6 de junio (Tratado de Badajoz), devolviéndose todas las plazas conquistadas a Portugal con la excepción de Olivenza y su territorio, que ya era un viejo contencioso fronterizo entre los dos países. Aprovechando la ocasión y la geografía, tampoco se devolvió Vila Real (Villarreal), que no pertenecía a Olivenza, sino a Juromenha. La línea divisoria entre España y Portugal se fijó en aquella zona utilizando el curso del río Guadiana, de facto sino de iure ya que subsisten cuestiones sobre la posesión del territorio

Aunque el acuerdo entre Francia y España preveía que Portugal cediera a España una o varias provincias portuguesas que representasen el veinticinco por ciento de la población metropolitana para poder usarlas como moneda de cambio y conseguir la devolución o cesión de Mahón, la isla Trinidad y Malta, esta cláusula fue obviada por Carlos IV de España, con grave disgusto de Napoleón.

La guerra de las Naranjas recibió este nombre debido al ramo de naranjas que Godoy hizo llegar a la reina María Luisa cuando sitiaba la ciudad de Elvas
Frente americano

El 8 de agosto de 1801, un grupo de irregulares portugueses aliados con algunos guaraníes descontentos, en el contexto de la guerra de las Naranjas, ocuparon el pueblo de San Miguel Arcángel y pocos días después conquistaron el resto del actual departamento de Misiones Orientales y el pueblo de San Francisco de Borja.

El Tratado de Badajoz reconoció la soberanía española en los territorios conquistados en las Misiones Orientales, firmado el 6 de junio de 1801 en la ciudad de Badajoz entre España y Francia de un lado, y Portugal del otro, puso fin a la guerra de las Naranjas. En relación a España, Portugal reconocía definitivamente el derecho de posesión de la Colonia del Sacramento y de las Misiones Orientales, que ya se había intentado solucionar a través de los tratados de Madrid de 1750 y del de San Ildefonso de 1777. El tratado también estipulaba que la violación de cualquiera de sus artículos conduciría a su anulación.

Portugal nunca devolvió los territorios de Misiones Orientales, que actualmente pertenecen al Brasil. Fue la primera violación del tratado. El Tratado de Badajoz estipuló solo la cesión de la plaza de Olivenza y su territorio a España. No obstante, España se anexionó, también, las plazas alentejanas de Arronches, Castelo de Vide, Barbacena, Campo Maior, Juromenha, Portalegre y Ouguela, situadas en la margen izquierda del río Guadiana. Por ello, tal y como fue dictado en el tratado de Badajoz la totalidad de estas plazas fueron devueltas a Portugal. Por su lado, dado que no se produjo la devolución de los territorios americanos, reclamados por España, justificó que no se entregase de nuevo Olivenza ni Villareal, que pertenecía al territorio del municipio portugués de Juromenha, a Portugal tras las guerras napoleónicas.

La justicia de las reclamaciones portuguesas sobre la soberanía de Olivenza fueron reconocidas en el congreso internacional de Viena de 1815, pero España, amparándose en lo establecido en el tratado de Badajoz, mantuvo el territorio bajo su soberanía. En la actualidad todavía sigue habiendo reclamaciones para la devolución de este territorio por parte de algunas organizaciones portuguesas. Misiones Orientales, que fue ocupada por Portugal después de firmar la paz, continuó en poder portugués.

sábado, 26 de agosto de 2017

Crisis de los misiles en Cuba

Se denomina Crisis de los misiles en Cuba al conflicto del choque de fuerzas de las dos superpotencias del siglo xx ,Estados Unidos de america y La Union de Republicas Socialistas Sovieticas mas comunmente conocida como la URSS. Este choque radica tanto en el plano politico como en el economico e ideologico.Este hecho se encuentra inmerso en medio de la denominada Guerra fria , y siendo ademas, una de las tantas crisis entre estos dos paises que estuvo al borde el abismo para que en consecuencia se desarrollase una hecatumbe nuclear, es decir una guerra con principal protagonista las armas nucleares de destruccion masiva, fue generado a raíz del descubrimiento por parte de Estados Unidos de bases de misiles nucleares de alcance medio soviéticos en territorio cubano


Ambos dirigentes no duraron en el cargo mucho tiempo después de la crisis. Nikita( líder soviético)fue apartado del cargo en 1964 y Kennedy fue asesinado en 1963.

La crisis abarca el período comprendido entre el descubrimiento de los misiles Misil balístico de alcance medio R-12 (misil) de la Unión Soviética (15 de octubre de 1962) hasta el anuncio de su desmantelamiento y traslado de vuelta a la Unión Soviética (28 de octubre de 1962). Sin embargo, a otros niveles se extendió hasta noviembre de 1962 e incluso enero de 1963 en sucesivas minicrisis.​

Cuba estuvo,desde su independencia en 1898 de la corona de España,estrechamente ligado a Estados Unidos y por lo tanto actuaba y tomaba politicas en consecuencia a sus intereses. Sin embargo esta situacion cambio monumentalmente producto a que en 1959 daba lugar en Cuba a la revolucion Comunista (hasta ese entonces definida solamente como nacionalista) realizada con el principal protagonista que es Fidel Castro.

 Debido a esta ruptura en las "relaciones" La Habana-Washington , se pone en marcha en la agenda de Estados Unidos ciertas extrategias con el fin de debilitar al gobierno cubano y asi impedir que la ideologia comunista se siga promulgando en el mundo, estas estrategias se vieron materializadas mas tarde como; El bloqueo economico a Cuba ,el excluyamiento de Cuba del OEA (Organización de Estados Americanos) y Ademas el financiamiento de una invasion a la isla mediante disidentes del gobierno en la Bahia de Cochinos(1961),pero las fuerzas de Fidel castro lograron repeler y expulsar la invasion en menos de 72 horas.

En octubre de 1962, aviones espías norteamericanos U2 detectaron la construcción de rampas de misiles y la presencia de tropas soviéticas. El 22 de octubre, con el apoyo claro de sus aliados occidentales, Kennedy toma una medida de gran dureza: establece una "cuarentena defensiva", es decir, un bloqueo de la isla, desplegando unidades navales y aviones de combate en torno a Cuba. Si los navíos soviéticos intentaran forzar el bloqueo, el conflicto armado entre los dos superpotencias estaba servido.Fue el momento de la guerra fría en que más cerca se estuvo del enfrentamiento directo entre la URSS y EEUU y de la hecatombe nuclear.

Los Estados Unidos planean un nuevo plan para invadir la isla, pero esta vez de manera directa con actuación del ejército norteamericano.
Los servicios de inteligencia de la URSS detectan el plan y el presidente, Nikita le da la opción a Fidel de colocar misiles de medio alcance con disponibilidad para usar cabezas nucleares. El líder cubano acepta, la crisis de los misiles comienza.

Por su cercanía a Estados Unidos, una base de misiles de este tipo potencialmente podía vulnerar a aquel país, compensando la escasa provisión soviética de misiles de alcance intercontinental, igualando así la amenaza que significaba para el pueblo soviético los misiles de alcance medio Jupiter estadounidenses emplazados en Turquía, estado fronterizo con la URSS, y en la República Federal Alemana. Por ello, el líder soviético Nikita Jrushchov y su gobierno decidieron asegurar la isla con la instalación de bases de misiles, con capacidad para alcanzar Estados Unidos y dispuestos para llevar cabezas nucleares. Daban así un paso más en la carrera armamentista que caracterizó el periodo de la guerra fría entre estas dos potencias.

Sin embargo, el 26 de octubre el gobierno soviético enviaba a Washington D.C. un mensaje personal de Jruschov a Kennedy para llegar a un acuerdo: los buques soviéticos se retirarían si el gobierno estadounidense lanzaba una declaración pública renunciando a derrocar al régimen de Fidel Castro y ofreciendo no patrocinar ningún ataque bélico con ese fin.

El sábado 27 de octubre de 1962, la defensa antiaérea soviética estacionada en suelo cubano, logró detectar e interceptar un avión espía estadounidense tipo U-2, que fue derribado por un misil tierra-aire cuando espiaba el oriente de la isla de Cuba, aumentando aún más la tensión, pero en la mañana del mismo día 27 de octubre, Jrushchov propuso a Kennedy el desmantelamiento de las bases soviéticas de misiles nucleares en Cuba, a cambio de la garantía formal y pública de que Estados Unidos no realizaría ni apoyaría una invasión al territorio cubano.

Además, la propuesta soviética establecía que los Estados Unidos también deberían a cambio ejecutar el desmantelamiento de las bases de misiles nucleares estadounidenses situadas en territorio de Turquía, país fronterizo con la URSS. También se pedía el retiro del Misil balístico de alcance medio PGM-19 Jupiter que los estadounidenses mantenían en el sur de Italia.

Los diplomáticos soviéticos y estadounidenses realizaron urgentes y continuas negociaciones secretas en Washington y en Moscú, transmitiendo las propuestas de uno y otro bando para solucionar la crisis durante todo el día 27. No obstante, en las negociaciones secretas estuvo excluido Fidel Castro, en tanto el gobierno soviético se negó a realizar consultas sobre el tema con el régimen de La Habana. De hecho, ya el 26 de octubre el gobierno cubano había pedido a Jrushchov no ceder ante Kennedy pues una invasión estadounidense contra Cuba se consideraba como "inminente". Las tropas soviéticas estacionadas en Cuba recibieron órdenes de mantenerse en sus puestos hasta recibir nuevas órdenes de Moscú, manteniendo bajo su exclusiva custodia todo el arsenal nuclear.

Tras las negociaciones secretas, Kennedy y su gabinete aceptaron la oferta soviética en la madrugada del domingo 28 de octubre a espaldas de Fidel Castro. Este acuerdo se conoció más tarde, ya que Kennedy lo aceptó con la condición de no invadir Cuba ni apoyar grupo alguno con esa intención. El desmantelamiento del Misil balístico de alcance medio PGM-19 Jupiter de Turquía no fue hecho público hasta que se llevó a cabo seis meses después



La crisis tuvo varias consecuencias; los Estados Unidos trasladaron enfrentamientos a países como Vietnam, ya que nunca se enfrentaron a los rusos directamente. Además se creó el famoso “Teléfono Rojo” que unía a la Casa Blanca directamente con el Kremlin (todo esto era bastante simbólico).

De esta forma pudo terminar la crisis, sin dar muestras de debilidad ni de derrota por ninguna de ambas potencias, ya que el teatro de la Guerra Fría quedó así igualado, y se volvió a evitar el conflicto directo; algo que tanto en Washington como en Moscú no se quiso ni imaginar, por mucho que la publicidad bélica de la época dijera lo contrario;Sin embargo, Estados Unidos mantuvo la presión sobre el régimen cubano por considerarlo un motivo de inestabilidad en la zona.

viernes, 25 de agosto de 2017

Guerra De Las 100 Horas

La Guerra de las 100 horas fue un conflicto armado ocurrido entre el 14 al 18 de julio de 1969 entre las repúblicas de El Salvador y Honduras.Fue la tarde del 14 de julio de 1969, hace ya 48 años, que El Salvador y Honduras se sumieron en un conflicto armado que se extendió por cinco días, y que en la historia ha quedado registrado como La Guerra de las 100 horas.

Ese año, la Guerra Fría estaba en pleno apogeo, con su escenario en Vietnam, y el hombre caminaba en la Luna por primera vez.Ademas Fue la última confrontación de la historia donde combatieron aeronaves de pistón y hélice.
Durante esta guerra se evidenciaron las tensiones políticas que llevaron al conflicto armado a estos dos países.Un elemento importante en la tensión diplomática de ambos países fue la situación social en El Salvador y Honduras, cuando se buscaba por parte de los militares gobernantes en los dos Estados una salida conveniente para los grupos en el poder político de cada país. Los dos países contendientes se caracterizaban por tener una economía nacional basada en la producción de materia prima de origen agrícola, al ser muy escasos el poderío de la industria y el sector servicios de ambas economías. Una gran parte de la población de los dos países estaba formada por campesinos sin tierras, quienes trabajaban como jornaleros en fincas de grandes terratenientes.

Fue una guerra breve (los combates duraron apenas cuatro días) y donde ambos bandos utilizaron aviones de combate notablemente obsoletos para la época. De hecho, esta guerra fue la última ocasión en la que los aparatos estadounidenses Cavalier P-51D Mustang, F4U-1 Corsair, T-28A Trojan, Douglas C-47 Skytrain (como bombardero improvisado por ambos bandos) y AT-6C Texan —todos veteranos de la Segunda Guerra Mundial— participaron en acciones bélicas.

La guerra entre ambos países comenzó en los medios de comunicación de la época, diarios nacionales como El Cronista desplegaban portadas con claras expresiones de repudio hacia los salvadoreños acusándolos de ladrones, incendiarios y revoltosos y generando una simpatía general en lo referente a la deportación de los salvadoreños, en cambio en el vecino país publicaban notas bastante crudas y llenas de violencia describiendo que en Honduras los salvadoreños eran acosados, sus casas eran incendiadas, que las mujeres eran violadas, describiendo escenas donde hombres salvadoreños habían sido ahogados en ríos y eran colgados en palos para servir luego como blanco de disparos, todo esto y especialmente en El Salvador creó una atmósfera de indignación y odio en contra de los hondureños quienes abusaban sin misericordia en contra de sus hermanos, una campaña mediática que preparó al pueblo salvadoreño para una guerra, la que en días verían como acto de defensa de sus propios derechos.
Entonces El Salvador era gobernado por el presidente Fidel Sánchez Hernández y Honduras por Oswaldo López Arellano.

Los grandes hacendados controlaban la mayor parte de la tierra cultivable en El Salvador desde los años 1920, ya que los sucesivos gobiernos salvadoreños habían rechazado todo proyecto de distribución de tierras a campesinos pobres. Esto llevó a la emigración constante de campesinos salvadoreños a regiones de Honduras cercanas a la frontera con El Salvador, pues si bien la extensión territorial de El Salvador era igual (entonces como ahora) apenas al 20% del territorio hondureño, la población salvadoreña era bastante más numerosa que la de Honduras en el año 1969: 3 600 000 salvadoreños ante 2 600 000 hondureños. La sobrepoblación de El Salvador halló una válvula de escape en la emigración de campesinos salvadoreños a Honduras, país con menos población y con demanda de mano de obra no calificada, al punto que hacia 1969 había casi 300 000 jornaleros salvadoreños viviendo en Honduras, formando casi el 20% de los peones rurales de dicho país. Esto permitía a las élites de El Salvador reducir la alta densidad demográfica de su país sin sacrificar sus intereses financieros, evitando todo posible "reparto de tierras".

En 1969 la situación cambió en Honduras. Los grandes terratenientes hondureños también experimentaban la presión social de tener grandes masas de jornaleros sin tierras que podían ser fuente de revueltas contra el gobierno. Para paliar el descontento de los campesinos pobres de Honduras, el presidente Osvaldo López Arellano decidió realizar una reforma agraria pero sin afectar a los grandes propietarios de tierras (entre los que se contaba la empresa estadounidense United Fruit Company, dueña del 10% de la tierra cultivable de Honduras). La solución del gobierno hondureño consistió en expropiar tierras a los campesinos salvadoreños que habían vivido ahí durante varias generaciones y los que se habían hecho propietarios a base de esfuerzo propio, además de expulsar a los jornaleros salvadoreños residentes en Honduras. Esto generó una persecución de salvadoreños en Honduras principalmente por el denominado grupo clandestino La Mancha Brava(un escuadrón clandestino hondureño), que asesinó a una gran cantidad de salvadoreños y atemorizó a otros, lo cual produjo un "regreso" masivo a El Salvador.

Esta escalada de tensión fue aprovechada por los gobiernos de ambos países para orientar la atención de sus poblaciones hacia afuera, en vez de los conflictos políticos internos de cada país. Los medios de comunicación de ambos países jugaron un papel importante, alentando el odio entre hondureños y salvadoreños. Los conservadores en el poder en El Salvador temían que la expulsión de salvadoreños de Honduras causase tensiones sociales: más campesinos implicarían más presiones socio-económicas en El Salvador (cosa que finalmente ocurrió). Finalmente, debido a la pasividad mostrada por el gobierno hondureño ante el genocidio que cometía La Mancha Brava sobre los salvadoreños en Honduras, fue esta la razón por la cual las autoridades de El Salvador decidieron intervenir militarmente en Honduras.


El Salvador viendo que sus reclamos eran inútiles optó por atacar militarmente a Honduras el 14 de julio de 1969, este ataque tomó por sorpresa al pueblo hondureño y en pocas horas hizo que los ejércitos de El Salvador estuvieran a punto de tomar Tegucigalpa; en términos comparativos El Salvador era inmensamente superior a Honduras en lo que se refiere a la estructura de sus fuerzas armadas, tenían equipos y pertrechos, personal calificado y soldados que superaban en número a los hondureños, su estrategia de invasión, que a todas luces fue algo debidamente planificado desde bastante tiempo atrás, encontró la formula “perfecta” para la toma de puestos y tierras hondureñas, sin embargo no tuvo acierto al no considerar que el pueblo hondureño se uniría de forma espontanea para repeler los ataques.

un pelotón del ejército de El Salvador capturó la guarnición fronteriza de Ocotepeque en Honduras, y otro contingente se desplazó a través del paso fronterizo de El Amatillo. Simultáneamente, su aviación bombardeó los aeropuertos de La Mesa y de Toncontin sin éxito.​ En respuesta, la aviación hondureña lanzó bombardeos.

La Organización de Estados Americanos negoció un alto al fuego la noche del 18 de julio que entró en vigor el 20 de julio. El gobierno salvadoreño exigió que cesara la persecución de sus compatriotas, pero la OEA le exigió antes desalojar suelo hondureño. Las tropas salvadoreñas se retiraron a principios de agosto.

Al final de la guerra, los ejércitos de ambos países encontraron un pretexto para rearmarse y el Mercado Común Centroamericano quedó en ruinas. Bajo las reglas de dicho mercado, la economía salvadoreña (la más industrializada en Centroamérica en aquella época) estaba ganando mucho terreno en relación a la economía hondureña.

Las dos naciones firmaron el Tratado General de Paz en Lima (Perú) el 30 de octubre de 1980, por el cual la disputa fronteriza se resolvería en la Corte Internacional de Justicia: ello dio paso a la solución negociada del litigio fronterizo por el control de unos 450 kilómetros cuadrados, conocido como Los Bolsones, los cuales pasaron a formar parte del territorio hondureño, en detrimento del territorio salvadoreño.

Consecuencias de la Guerra:
La muerte de entre 4.000 y 6.000 civiles, y más de 15.000 heridos,

Entre 60.000 y 130.000 de los 300.000 salvadoreños indocumentados que vivían en Honduras fueron forzados a regresar a su país.

El fin del esfuerzo de integración regional conocido como Mercado Común Centroamericano (MCCA), diseñado por EE. UU. como una contraparte económica regional para contrarrestar los efectos de la revolución socialista en Cuba.
El refuerzo del papel político de los militares en ambos países. En El Salvador, en las elecciones legislativas que siguieron, la mayoría de los candidatos del Partido de Conciliación Nacional (PCN) de El Salvador, en esa fecha en el gobierno, salidos del Ejército, hicieron una enorme apología de su papel en el conflicto y, por consiguiente, resultaron victoriosos en las elecciones de diputados y alcaldes.
El agravamiento de la situación social en El Salvador, producto de las deportaciones desde Honduras, ya que el gobierno tuvo que facilitar a estas personas la reinserción económica, lo que no logró satisfacer adecuadamente (actualmente sigue siendo la zona más pobre de El Salvador). Aumentó la presión social que derivó en la guerra civil que viviría el país centroamericano.